Los más jóvenes son uno de los grupos afectados por el estrés, teniendo como consecuencia problemas en la salud bucodental. Cambios en la alimentación, consumiendo una dieta rica en azúcares, con un aumento del estrés y ciertas alteraciones conductuales, afectan de forma directa a la salud bucodental por hábitos como: chuparse el dedo, bruxismo, escasez de higiene dental.

La gingivitis puede ser provocada por el estrés o ansiedad, desarrollando la inflamación y sangrado de encías, frecuente en niños y adolescentes. En este sentido, es importante detectar síntomas de estrés en los niños para evitar problemas graves en la salud adulta.

Entradas recomendadas