Colocación de un implante: paso a paso

¿Te gustaría conocer cómo se realiza la colocación de un implante paso a paso? En la Clínica Dental Pablo Fos somos expertos en ellos y, por eso, queremos ayudarte a comprender cómo se desarrolla este proceso. ¿Nos acompañas a conocerlo?

Antes de nada, te diremos que la colocación de un implante dental es mucho menos invasiva y dolorosa de lo que muchas personas piensan. A pesar de lo que hayas podido escuchar o leer, debes saber que un implante dental no tiene por qué causar molestias o dolores algunos. No obstante, aunque te ocasionase algunas molestias en los días posteriores a su colocación, es totalmente normal y deberían desaparecer con paracetamol o ibuprofeno. Asimismo, debes saber que el proceso de colocación es totalmente indoloro.

Ahora sí: ¡Vamos a conocer cómo es el proceso de colocación de implantes!

El análisis previo

Antes de ponernos manos a la obra, es fundamental que el odontólogo conozca varios aspectos sobre el estado de salud bucodental del paciente. De hecho, se suele realizar una valoración previa que nos permita conocer, entre otras cosas, el nivel de higiene bucodental o el estado de las encías. Sin ello, sería imposible que el resto del proceso funcione.

Asimismo, suelen realizarse radiografías orales para, principalmente, conocer la anatomía ósea del paciente. Es decir: cómo son sus huesos relacionados con su boca.

Colocación del implante

Aunque la colocación del implante es el paso fundamental de todo el proceso, no es el único. Un aspecto a valorar antes de la misma es si es necesario o no extraer la pieza dental al paciente. En caso positivo y siempre que sea posible, se extraerá la muela y se colocará el implante en una misma intervención. Esto contiene numerosos aspectos positivos para el paciente. Sin embargo, no siempre puede ocurrir así. Dependerá de, entre otras cosas, cómo es la salud bucodental del paciente o el estado de la pieza a extraer. Asimismo, se debe valorar si existe infección en la zona.

Una vez llegado el momento de la colocación del implante, se seguirán los siguientes pasos:

  • Inyección de anestesia local.
  • Sedación consciente sólo en aquellos casos que se requiere.
  • Se realiza una incisión en la encia para poder contemplar el hueso.
  • Se coloca el implante sobre el mismo: un tornillo, normalmente de titanio.
  • Atornillamos el implante para asegurar su colocación.

¡Comienza la siguiente fase!

¿Qué es la osteointegración?

En la fase de osteointegración, tu hueso recibe la llegada del implante. Así, este proceso es el momento en el que tu organismo acepta un agente externo y lo coloca como si fuese propio. Esta fase puede durar entre 2 y 4 meses, pero dependerá de muchos aspectos. Será tu odontólogo quien deba valorar tu caso. En este periodo de tiempo, el implante se agarrará a tu hueso y permanecerá en él.

Una vez transcurrido este tiempo, se colocará la corona del implante y, por último, el diente en sí. ¡A LUCIR SONRISA!

No es normal que tus encías sangren

Dado que el sangrado de encías es relativamente común en la sociedad, muchas personas tienden a restarle importancia. Sin embargo, debes saber que no es normal -ni sano- que tus encías sangren. De hecho, el sangrado de encías es un signo habitual de que tus encías están inflamadas. ¡Y debemos prestarle atención!

¿Verdad que no verías normal que se te inflamase un dedo o el labio? ¡Pues tampoco tus encías! Unas encías inflamadas pueden ser señal de muchas cosas, por lo que es primordial que pidas cita con tu odontólogo de confianza. Entre las razones más habituales, encontramos la acumulación de plaza, lo cual puede derivar en una gingivitis.

¿Qué es un sellador dental?

Los selladores dentales son una especie de recubrimiento de resina que se coloca sobre los surcos de las piezas dentales de una persona. En concreto, estos surcos suelen encontrarse en molares y premolares. En definitiva, su función principal es la de evitar posibles caries en el futuro, así como la acción de las mismas en nuestra boca.

De forma general, los selladores dentales se colocarán con los siguientes objetivos:

  • Evitar que la comida penetre y se quede en la superficie de los dientes.
  • Fomentar que la caries no tenga consecuencias en los dientes.
  • Prevenir posibles problemas en el futuro.

Boca seca: causas y soluciones

La boca seca es una de las afecciones que podemos encontrar relacionadas con nuestra salud bucodental. Aunque, a priori, no es algo grave, sí es cierto que puede entorpecer tu calidad de vida y, por eso, queremos ponerle solución. Desde la Clínica Dental Pablo Fos, vamos a hablarte a algunas de sus principales causas, así como las soluciones que podemos encontrar desde nuestra visión. ¡Vamos a por ello!

¿Por qué es importante la saliva?

La saliva cumple, sin duda, una función primordial en nuestra salud. Entre sus funciones básicas, encontramos la de prevenir la caries dental o la de ayudarnos a cicatrizar cuando somos intervenidos en la boca o tenemos alguna herida. Asimismo, limita el crecimiento bacteriano y puede eliminar las partículas de comida. Es una pieza clave en nuestra salud bucodental y no debemos menospreciarla.

Cuando decimos que una persona sufre de boca seca, el motivo principal es que la cantidad de saliva que genera disminuye. ¿Pero por qué ocurre esto y qué consecuencias puede acarrearnos? ¡¡Sigamos!!

Síntomas de la boca seca

Entre los principales síntomas de la boca seca, encontramos los siguientes:

  • Sensación pegajosa y seca en la boca
  • Viscosidad en la boca
  • Dificultades para masticar, tragar, degustar o hablar
  • Sensación de ardor en la boca
  • Sensación de sequedad en la garganta
  • Labios resecos
  • Lengua seca, áspera y con surcos
  • Llagas en la boca
  • Cambios en el sentido del gusto
  • Infecciones en la boca

En definitiva: tu boca no es como era antes.

Causas de la boca seca

Por otro lado, entre las principales causas de la boca seca, encontramos:

  • Uso y toma de determinados medicamentos. Este es uno de los principales efectos secundarios de muchos medicamentos.
  • Envejecimiento. Cuanto más mayores somos, más probabilidad de sufrir de boca seca.
  • El consumo de tabaco, alcohol y drogas duras también puede ocasionar este tipo de afección.

¿Qué podemos hacer para evitar la boca seca? Realmente, existen medicamentos que estimulan la creación de saliva, pero eso es función de tu médico considerar si debes o no tomarlo. Asimismo, otras opciones es cambiar aquello que te produce la sequedad, usar productos para humectar la boca y proteger tus dientes para prevenir problemas en ellos. ¡Hasta pronto!

Nutrientes para tus dientes (II)

¿Recuerdas nuestra primera parte de nutrientes esenciales para tus dientes? Entre otros, te hablamos del calcio como uno de los elementos que no pueden faltar en tu dieta para que tus dientes estén muy sanos. ¡Pero aún nos dejamos alguno en el tintero! Por eso, a continuación, te mostramos más nutrientes ideales para tus dientes. ¡Acompáñanos!

  • La VITAMINA A. ¿Quieres saber qué alimentos son ricos en vitamina A? Los huevos, los cereales, las frutas de color naranja y hortalizas de hoja verde, entre otros, serán perfectos para tu alimentación.
  • La VITAMINA D. Esta vitamina la encontramos en pescados como la trucha, el salmón o el atún. Además, en la yema de huevo y el queso, entre otros alimentos.
  • Las VITAMINAS DEL GRUPO B. Las vitaminas B son numerosas, por lo que los grupos de alimentos que las contienen, serán perfectos para tus dientes. A rasgos generales, algunos alimentos son las carnes, los pescados, el hígado, el huevo, la col, el miso…

Nutrientes para tus dientes (I)

Al igual que ocurre con el resto de tu cuerpo, tus dientes también necesitan determinados nutrientes para crecer. Por eso, desde la Clínica Dental Pablo Fos, queremos hablarte de ellos. En concreto, empezaremos con los tres primeros nutrientes que no pueden faltar en tu dieta para poder lucir unos dientes sanos y bonitos. ¡Vamos!

  • El CALCIO. Seguro que este te lo esperabas. Del mismo modo que ocurre con los huesos, el calcio es buenísimo para la formación y el buen estado de los dientes. Por eso, te animamos a consumir lácteos, acelgas, espinacas, puerro, frutos secos, etc.
  • El FÓSFORO. Otro de los nutrientes estrella para tus dientes es el fósforo. ¿Quieres saber qué alimentos son ricos en él? Los productos derivados de grano, las legumbres, las nueces y las carnes de ave de corral y huevos, principalmente.
  • El FLÚOR. ¡Otro que quizá esperabas! Sí, ya te hemos dicho en muchas ocasiones que el flúor es ideal para que mantengas tus dientes bien sanitos.

Tipos de rellenos para caries dentales

Hace unos días, te hablamos sobre las diferencias entre los empastes y las reconstrucciones dentales. En concreto, te hablamos de que, cuando se hace un empaste, la pieza dental se rellena con un material. ¡Pero existen diversos tipos de este! Te hablamos de algunos tipos de rellenos:

  • Composite. Es el más habitual. Se trata de resina compuesta.
  • Porcelana. Es más duradera que el composite, más estética, pero también menos económica.
  • Amalgama. La resistencia es mayor que en cualquier otro caso, pero tiene un tono oscuro que se percibe a simple vista.
  • Ionómero vítreo. Es el más «innovador» y se lleva a cabo en caries muy acentuadas.

Diferencias entre empaste y reconstrucción

Seguro que has escuchado hablar, en muchas ocasiones, de los empastes dentales. Y, probablemente, alguna que otra vez, hayas escuchado el término de reconstrucción dental. De hecho, en alguna ocasión, quizá no has sabido diferenciarlos correctamente. ¿Es cierto? A continuación, te mostramos las principales diferencias entre empastes y reconstrucciones.

Ya te hemos hablado muchas veces de los empastes. Son un tipo de tratamiento que se utiliza para sanar una pieza con caries. Se procede a retirar la caries, a limar el diente y, cuando se encuentra «limpio», rellenarlo con distintos tipos de material. Por su parte, una reconstrucción dental se lleva a cabo en piezas muy deterioradas, pero en las que no va a ponerse un implante dental. Podríamos decir que es una forma de «salvar» la muela y conservarla más tiempo.

Consejos antes de ponerte carillas

Las carillas son un tratamiento estético que, sin duda, mejora la sonrisa de cualquier persona. Es, en definitiva, lo que se conoce como una sonrisa perfecta. Sin embargo, no todo el mundo puede ponérselas, ya que tus dientes deben cumplir una serie de requisitos, principalmente, relacionados con el estado del esmalte de los mismos.

Desde Clínica Dental Pablo Fos, queremos ayudarte a tomar la decisión correcta acerca de tus carillas. Por eso, queremos que sepas algunos detalles a tener en cuenta antes de ponerte carillas. ¿Te animas a conocerlos?

  • La elección del dentista: la decisión más importante. ¡Elige a alguien con una amplia experiencia en el sector!
  • Ten siempre en cuenta que deberás pasar una serie de «requisitos» para poder ponértelas. Es algo estético, por lo que tu salud no variará según puedas o no ponértelas.
  • Cambiará tu sonrisa. Aunque es probable que es lo que estés buscando, debes saber que tu sonrisa cambiará. Podrás elegir cómo la quieres con la finalidad de que armonice todo tu rostro.
  • Deberás elegir el color y, aunque todos amamos los dientes blancos, debes ser consciente de que lo más normal es que busques algo que quede natural.

Cuidados básicos tras una extracción

¿Van a sacarte una muela? ¿No sabes qué tendrás que hacer después? ¡Un momento: que no cunda el pánico! El primer consejo -y más importante- que podemos darte es que escuches a tu dentista, quien vaya a realizarte la extracción. Solo él podrá aconsejarte según tu propio caso, sin generalizar. 

Sin embargo existen algunos consejos que puedes aplicarte si van a extraerte una muela. ¿Quieres conocerlos? En la Clínica Dental Pablo Fos queremos ayudarte a que los días posteriores a la extracción de una muela sean lo más sencillos posibles. ¡Vamos!

  • Toma antibióticos y así te lo ha recetado tu dentista.  Es importante que comiences y termines el tratamiento cuando él te diga.
  • Continúa con la gasa que te ponga tu dentista en la boca durante una hora o una hora y media como máximo. Después, retírala Para evitar que se produzca una alveolitis. 
  • Normalmente se recomienda que no escupas ni enjuagues tu boca durante las primeras 24 horas. El motivo principal es que no elimines el coágulo que se forma al extraer la muela en el lugar donde esta se encontraba. 
  • Si notas que se inflama la zona aplica frío nunca calor.
  • Intenta comer alimentos fríos.